Quienes Somos

Díaz Gill es una empresa comprometida con la calidad, integridad, honestidad, confiabilidad y respeto a las personas e instituciones.

Nuestra gestión se apoya en la innovación y en la diversidad de servicios para satisfacer a los clientes y a la comunidad, con prestaciones conformes a los estándares internacionales.

Nos empeñamos siempre en que todas nuestras actividades estén enmarcadas en el cumplimiento de los más elevados patrones éticos y el más absoluto respeto a la vida humana.

Somos la solución, con tecnología y sistemas de control de clase mundial. La innovación permanente en determinaciones, equipamiento e instrumental científico, hacen que nos mantengamos a la vanguardia, con tecnología de punta y un equipo humano calificado, comprometido con nuestros valores y los estándares de calidad de alta precisión y total confiabilidad en la prestación del servicio.

Brindamos una atención personalizada pacientes y clientes, así como confiabilidad en los resultados emitidos, a partir del cumplimiento de procesos estandarizados y controlados, fomentando una cultura de seguridad, disponiendo de las herramientas necesarias para la identificación, prevención y reducción de riesgos que permitan generar una atención eficaz e invariable para todos los usuarios.

Nuestros profesionales son el motor fundamental del posicionamiento del Laboratorio, contribuyendo al bienestar y la mejora de nuestros pacientes, aportando, de ese modo, al mantenimiento o al restablecimiento de la salud de las personas y a su calidad de vida.

La historia del laboratorio se remonta al año 1972, cuando el doctor Díaz Gill regresó de los Estados Unidos, donde obtuvo su maestría en microbiología.

Cuando el Dr. Gustavo Díaz Gill estaba a punto de retornar a Estados Unidos, se encontró con un compañero de la Facultad de Medicina que tenía un laboratorio en Concepción que ya no podía atender, que le ofreció sus equipos, con los cuales empezó a trabajar. Así, en 1974, funda su Laboratorio de Bioquímica Clínica.

Desde entonces, el laboratorio fue creciendo mediante buenas oportunidades. Una de ellas fue con el Sanatorio Migone, cuando empezaron a trabajar en el control admisional de los empleados de Itaipú.

El laboratorio clínico creció y, con el transcurrir de los años, evolucionó a través de distintas etapas hasta convertirse en una Sociedad Anónima sólida e innovadora, que se anticipa a los cambios y se adecua permanentemente a los avances tecnológicos.

Producto de su excelencia científica y su visión innovadora, el Dr. Díaz Gill, con el apoyo de jóvenes talentos, conforma las Áreas de Díaz Gill Medicina Laboratorial S.A. que hoy día ofrece una diversidad de servicios, dirigidos a mercados muy diversos y bajo estándares internacionales de calidad. Desde 1999, el Laboratorio de Toxicología ofrece servicios de análisis en las áreas de Toxicología Clínica, Forense y Laboral, tanto a particulares como a instituciones.

Mantiene un convenio firmado para prestar servicios al Ministerio Público en casos de envenenamiento, violaciones y todo lo que tenga relación con el crimen y que pueda ser resuelto por el laboratorio.

Hoy día, muchos años después, seguimos estando orgullosos del legado de honestidad, integridad y confiabilidad que nos motiva en esa «búsqueda del perfeccionamiento continuo con el más absoluto respeto a la vida humana».